El termostato de los 3,2 mil millones de dólares

La compra de Nest por Google va mucho más allá de serie de productos existentes hoy. Google se cree el futuro de la casa integrada en la red y los equipos inteligentes de Nest son un gran punto de partida. Ha pagado 3,2 mil millones con conocimiento de causa ya que, a través de Google ventures, ha entrado antes dos veces en sendas rondas de ampliación de capital.

El que Mercedes Benz esté dispuesta a permitir que sus vehículos se comuniquen con los termostatos de Nest para, antes de llegar a casa, decidir que habitaciones quieres enfriar o calentar, es una de las primeras muestras de como está creciendo el ecosistema que estos ex-Apple están llevando a cada casa.

Desde España es difícil imaginar este tipo de inversiones en empresas que, con mucho futuro, todavía no tienen beneficios. Las grandes empresas tradicionales tienen que aprender de los líderes digitales que apuestan por cualquier negocio que tenga futuro y en el que ellos quieran establecer un liderazgo y no les importa hacerlo sin esperar a que la empresa sea rentable.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

El rol de los evangelistas

El rol de los evangelistas

Estoy hablando de tecnología, no podía ser otra cosa en este entorno Baquiano. Hay muy pocas empresas españolas que los utilicen. Sin embargo, en las empresas americanas, son ya parte de un paisaje cambiante que necesita de gente capaz de… evangelizar. Están al tanto...

Mirai: La seguridad me aburre… siempre que funcione claro

Mirai: La seguridad me aburre… siempre que funcione claro

Y ése es precisamente el problema. Los hackers han existido siempre y el software de seguridad también. En realidad ha sido una constante en el desarrollo de ordenadores que se ha visto incrementada con las crecientes conexiones a Internet de los PC, y ahora de los...

Ayudar sin pedir nada a cambio

Ayudar sin pedir nada a cambio

La red, es sus inicios, era cosa de muy pocos, tuve mi primer correo electrónico cuando apenas éramos 100.000 usuarios en todo el mundo. La inmensa mayoría por supuesto, eran americanos. Era un época en la que pertenecer a Internet era cosa de académicos, militares y...

rodolfo-carpintier-cardom-logo

Email

rodolfo@rodolfocarpintier.com

© 2023 Cardom Digital S.L. by Rodolfo Carpintier