Haz tu empresa gourmet: nos fijamos en leche Pascual

Iré directo al grano. En el mercado hay personas dispuestas a pagar más dinero por una calidad mayor de su servicio o productos gourmet. ¿Te estás preguntando por qué ciertas empresas tienen éxito mientras otras se quedan atrás? ¿Por qué algunos negocios crecen como la espuma y otros apenas sobreviven?

Si tienes una empresa y has estado haciendo promociones o bajando precios por el día del soltero 11/11, Thanksgiving, Black Friday, Cyber Monday…, es probable que ocurra lo siguiente:

Ahora, terminada la avalancha de compras compulsivas, las ventas empezarán a bajar.

Pero no un poco.

Bajan a lo bestia.

Vale…  ¿y ahora qué?

Inserta aquí sonido de grillos.

Muchos negocios son como una montaña rusa y simplemente asumen que no volverán a levantar la facturación hasta que llegue el próximo periodo, ya sea por las últimas compras navideñas o las rebajas de enero.

¿Y después de eso?

Pasará exactamente igual.

Las ventas se desplomarán y seguirán teniendo problemas para ser rentables, conseguir mejores márgenes y escalar.

Por eso, estos días han tratado de engordar como el “pavo de acción de gracias”. Ganar o facturar todo el dinero posible para decorar las cifras ante los jefes y llenar la barriga para aguantar el resto de meses.

Bueno. Si este es tu caso (o similar) tengo una buena noticia para ti:

Existe una manera de revertir esa situación con mi asesoría ImpulCEOs y conseguir aumentar las ventas, incluso después de que terminen las fechas de descuentos y tu competencia esté poniéndose en modo supervivencia.

Las empresas que mejor aguantan el paso del tiempo son aquellas que no buscan la inmediatez de resultados, sino que anteponen el medio-largo plazo como estrategia de crecimiento.

Lo normal es que tus clientes quieran más de ti, más productos, más servicios, pero no pueden porque no se lo estás ofreciendo.

Un mismo cliente está dispuesto a pagar más y hacerse gourmet.

No puedes ofrecer a alguien que está dispuesto a pagar 20€, una cosa de 1€.

Por cada uno que vendes, dejas de cobrar los otros 19€ ofreciendo lo mismo…

Y no se puede ofrecer a alguien que está dispuesto a pagar 5.000€ algo por 100€.

Debes darle el valor a tu producto o servicio por el beneficio que estás otorgando, el que sabe que el precio diferencial vale con creces todo lo que aportas, lo entiende rápido.

Por ejemplo, como todo hijo de vecino, ve a un supermercado. Me da igual Carrefour, El Corte Inglés, Mercadona, Lidl o Ahorramás.

Si te pasas por el lineal de la leche, verás marcas a todo tipo de precios.

Ahora fíjate, céntrate en una sola marca (diré Pascual por ser una de las más conocidas) y verás que tienen más de un producto en diferentes rangos:

  • Un nivel básico con leche clásica a su precio más competitivo, un poco más caro que la leche de marca blanca.
  • Un siguiente nivel con valor añadido y te venden leche con Omega3, sin lactosa, rica en calcio, ProActiv colesterol, ácido fólico.
  • Y una “Gama Gourmet” con productos premium con leche que previene el bienestar animal, extra creme o ediciones especiales Pastor de Aranda (Mazada) a precios más altos.
  • Por supuesto, con variaciones u otros productos estilo batidos o yogures líquidos.

Es la misma estructura que siguen plataformas como Netflix que tienen diferentes escalados de precios en función de cuánto está dispuesto a pagar su cliente.

Entienden que en el mercado existe una gran variedad de perfiles y, por tanto, preparan sus productos o servicios y les establecen precios acordes con lo que están dispuestos a pagar.

  • ¿Quieres pagar menos? → Te comes los anuncios.
  • ¿Estás dispuesto a pagar más? → Pues sin anuncios y con mejor calidad de imagen.

Lo que aquí ha entendido Pascual o Netflix es que había en el mercado personas que estaban dispuestas a pagar más dinero por una calidad mayor de su servicio.

En lugar de dejar escapar esa clientela gourmet dijeron, “tranquilos que yo os lo ofrezco”.

Eso mismo te quiero ofrecer hoy, sin acción no hay… resultado, cambio, éxito, avance, mejora, transformación…

Resulta bastante obvio pero a la mayoría de la gente y empresas se les olvida.

Sueñan mucho, quieren mucho, pero hacen poco.

Pero ni tú ni yo somos así, ¿verdad?

Por eso, quiero que conozcas la consultoría ImpulCEO.

No es para todo el mundo, ya que esta asesoría cuesta 1.950€.

Lo que te aportará a ti y tu empresa seguro que lo valdrá.

Ahora mismo tiene ese precio, sólo hasta el 30 de noviembre a las 23:59.

Después pasará a costar 2.500€ (sí, lo pongo en negrita) y será como Pascual en vitrina disponible en Sánchez Romero, Supercor y Gourmet Experience.

Ponte en contacto conmigo o escríbeme a mi correo para conocer todos los detalles y cómo hacerlo contigo y tu equipo.

Ya lo dice el refranero popular: “No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

Crecer comprando otras empresas

Crecer comprando otras empresas

Hay una forma de expandir de manera rápida la base de clientes y las capacidades tecnológicas… Que en ciertos ámbitos está de moda. El objetivo es crecer comprando otras empresas. "Crecer de manera incremental comprando empresas de tu sector o incluso de sectores...

Toca apretar el culo. Las prisas no son buenas consejeras

Toca apretar el culo. Las prisas no son buenas consejeras

Como dice la frase “las prisas no son buenas consejeras”. No sé quién lo dijo por primera vez, pero tenía más razón que un santo. Nos pasaba en la universidad, que dejabas hasta el último día estudiar para el examen. Te pasaba en la discoteca, que apurabas minutos...

rodolfo-carpintier-cardom-logo

Email

rodolfo@rodolfocarpintier.com

© 2024 Cardom Digital S.L. by Rodolfo Carpintier