La dicotomía entre el lector y el periodista

Los lectores cada día son menos… Lectores. Acostumbrados a los rápidos flujos de información en Twitter o Facebook, pocos son los que están dispuestos a leerse un artículo de dos o tres páginas.

Por otra parte, el periodista, que lleva currándose el artículo un par de días o incluso semanas, quiere demostrar que sabe de lo que escribe y hacerlo usando un estilo que le reafirme por su calidad. Eso lleva, casi siempre, más espacio del que el lector está dispuesto a concederle.

Ni qué decir tiene que, si se puede saltar el artículo y verlo en un vídeo en Youtube, con frecuencia lo prefiere.

Podemos decir que los lectores ya no son lo que eran y que están peor preparados que antes y que estamos creando una civilización de gente superficial, sin capacidad de concentración e incapaces de dar el valor que tiene a la buena lectura. Sin embargo, echarle la culpa al cliente nunca ha resultado bien.

¿Qué hacer? Lo importante es convencerse de que es necesario un cambio hacia el lector. Cada día están menos dispuestos a leerse artículos de gran calado que llevan más de media hora de lectura. Se acostumbran a leer temas interesantes con contenidos fraccionados en enlaces externos –algo que ahora Google penaliza por lo que se ha abusado de ellos- pero que el lector, cuando son reales, agradece.

El periodista tiene, de nuevo, que ponerse en la postura del lector y escribir de la forma en la que éste quiere leer.


Me llama la atención con un título y un mini artículo, si me gusta, me dejas profundizar más a través de un enlace y si realmente me interesa, me das acceso a tu investigación para que haga una idea que como has llegado a las conclusiones que me explicas en tu artículo.

El periodismo, como casi todas las profesiones, ha tenido una era de ocultismo en la que el conocimiento era poder y había que tenerlo muy escondido para que nadie más que nosotros lo supiera. Eso cuadra muy mal con la situación actual de un mercado de alcance global con millones de ‘cotillas’ dispuestos a contar lo más secreto de sus vidas al mundo entero.

En las redes sociales eres o no alguien por lo que los demás creen de ti. Ya no vale una cabecera o una firma –siguen siendo válidas en ciertos círculos- pero la gente joven tienen que sentir que la persona ‘mola’ y eso tiene otras connotaciones que no sólo tienen que ver con la calidad de lo que escriben.

La humildad es la clave para aprender. De nada sirve enfadarse, si crees que te tratan de mala manera, es mejor escuchar y tratar de entender la postura del otro. En muchos casos –no en todos- la tiene.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

El rol de los evangelistas

El rol de los evangelistas

Estoy hablando de tecnología, no podía ser otra cosa en este entorno Baquiano. Hay muy pocas empresas españolas que los utilicen. Sin embargo, en las empresas americanas, son ya parte de un paisaje cambiante que necesita de gente capaz de… evangelizar. Están al tanto...

Mirai: La seguridad me aburre… siempre que funcione claro

Mirai: La seguridad me aburre… siempre que funcione claro

Y ése es precisamente el problema. Los hackers han existido siempre y el software de seguridad también. En realidad ha sido una constante en el desarrollo de ordenadores que se ha visto incrementada con las crecientes conexiones a Internet de los PC, y ahora de los...

Ayudar sin pedir nada a cambio

Ayudar sin pedir nada a cambio

La red, es sus inicios, era cosa de muy pocos, tuve mi primer correo electrónico cuando apenas éramos 100.000 usuarios en todo el mundo. La inmensa mayoría por supuesto, eran americanos. Era un época en la que pertenecer a Internet era cosa de académicos, militares y...

rodolfo-carpintier-cardom-logo

Email

rodolfo@rodolfocarpintier.com

© 2023 Cardom Digital S.L. by Rodolfo Carpintier