Organizar toda la información del mundo

La definición de una empresa puede ser dramáticamente importante para su futuro. Cuando los fundadores de Google la describieron con el objetivo de “organizar toda la información mundial”, demostraron ambición y altura de miras. El resultado es hoy Alphabet, la gran empresa tecnológica que ya es mucho más que simplemente Google.

Por ello me gustan poco las empresas orientadas a un solo producto. A menos que tengan una descripción en la que el producto sea solo un comienzo. No es lo mismo una empresa que dice tener un gran sensor para gestionar refrigeradores que, la misma empresa, que se describe para “llevar los sensores a monitorizar los servicios y mejorar los sistemas inteligentes”.

Muchos emprendedores vienen con la idea de que, con un solo producto, vendiendo varios millones, se van a hacer de oro. Rara vez sucede. Cualquier producto es rápidamente copiado, fabricado a menor precio y vendido por Internet en todo el mundo. Lo importante es que una startup tenga valores que le permitan evolucionar en el tiempo y seguir siendo exitosa a pesar de que le surjan muchos competidores.

Eso tiene mucho que ver también con el preguntar al cliente potencial. Henry Ford dijo que si hubiera preguntado a sus clientes le hubieran pedido caballos más rápidos y menos costosos de alimentar. El coche se tuvo que inventar “a espaldas” del cliente y ganárselo por sus mejoras en usabilidad y servicio.

Pokémon Go, que costó 28 millones desarrollar, ha conseguido 750 millones de ingresos antes de perder el favor de sus clientes. Este tipo de empresas como Nintendo, aunque se la jueguen en un producto, en realidad, son factorías de ficción que diversifican sus inversiones y buscan grandes productos que no siempre consiguen. Pretender dar en el clavo con un primer producto es muy arriesgado.

Los emprendedores deben abrir sus mentes al problema que pretenden solucionar pero tienen que pensar en su evolución en el tiempo. En el mundo de la impresión 3D, por ejemplo, hemos pasado, en solo 5 años, de poder producir “juguetes” a tener la vista puesta en la impresión de corazones humanos y otros órganos que puedan, con el tiempo, sustituir a los transplantes.

Estamos en pleno siglo XXI, todo a nuestro alrededor tiene el tufillo del siglo XX y hay que cambiarlo todo. Las oportunidades son infinitas y solo tenemos que mirar a nuestro alrededor para verlas.

No pensemos en un producto que nos haga millonarios, pensemos en productos y servicios que cambien la forma de vivir de todos a mejor.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

Cómo ganar amigos e influir sobre las personas

Cómo ganar amigos e influir sobre las personas

Recientemente he leído de nuevo, el libro de Dale Carnegie, “Cómo ganar amigos e influir sobre las personas” y, aunque ya lo tenía olvidado, me reconfirma que es un libro que todos deberíamos leer cuando se cumplan los 17 años. ¿Y tiene validez ahora para mi empresa?...

Formación salvaje por Isra Bravo

Formación salvaje por Isra Bravo

No soy copywriter, vaya ello por delante. He estado en la membresía de Isra Bravo durante un par de años y ahora he comprado su Formación Salvaje. Pues, si no eres copywriter ¿para que has invertido tiempo y dinero en esto? Creo que siempre viene bien aprender cosas...

Lo que se puede aprender: educar a los empleados

Lo que se puede aprender: educar a los empleados

La formación de tu equipo puede ser la clave para diferenciarte de la competencia y asegurar el crecimiento de tu negocio… Bueno, no es gratis, pero sí muy asequible. Pocas empresas usan los recursos que se ofrecen por la red. Sobre todo, las PYMES no están demasiado...

rodolfo-carpintier-cardom-logo

Email

rodolfo@rodolfocarpintier.com

© 2024 Cardom Digital S.L. by Rodolfo Carpintier