¿Por qué es tan importante poder entenderse en inglés?

Es el idioma de la red. En Internet hay 500 veces más información sobre cualquier tema en inglés que en español. Sobre todo, si estás necesitando un curso de algo nuevo, no lo busques en español, probablemente no existe o si lo encuentras costará mucho más que su versión inglesa.

Recientemente me ha llegado una oferta sobre un curso que me interesaba. ¿Cómo entender bien “blockchain” y cómo esta tecnología puede cambiar el mundo? La oferta, muy profesional y bastante bien personalizada, era de un par de expertos españoles que ofrecían el curso por algo más de 800 euros. El tema me interesó y estuve a punto de contratarlo online. Sin embargo, cuando tuve la ocasión y dado que a mi me da igual si el curso fuera en inglés, busqué alternativas por Internet. El resultado fue que había cursos de todos los tamaños y niveles de personalización a precios que estaban por debajo de los 100 dólares.

¿Me querían tomar el pelo los expertos españoles?


En realidad no, si no entiendes bien el inglés, un curso en español para españoles tiene muchas ventajas y claro, el grado de personalización que ofrecen es superior al de los cursos, mucho más masivos, en inglés.

Si eres una startup, no puedes limitarte a comparar tu empresa con las que encuentres en habla hispana y tienes que estudiar todas las ofertas similares que existen en inglés. Otros idiomas como el francés, italiano o alemán también ayudan pero la clave es, sin lugar a dudas, el inglés.

Los inversores de Internet es raro que no sean expertos en ese idioma y sigan muy de cerca las evoluciones de los mercados americanos y los éxitos de los distintos modelos de negocio en USA. Si tu no lo has hecho antes, cuando vayas a hacer una presentación a inversores, verás que ellos conocen bien esos mercados que siguen de manera regular. El que tú los conozcas menos que ellos, te pondrá en una situación de desventaja de partida.

El problema de muchos españoles es que estudian inglés pero no viajan ni lo practican de manera regular con lo que, a pesar de llevar años estudiando, son incapaces de verse un vídeo en Youtube sobre un tema que les interese y, si lo necesitan, tienen que esperar a que meses más tarde, cuando no años, lo puedan seguir en español.

Stephen Krashen, un profesor americano de lingüística, explica que los idiomas no se aprenden estudiando si no escuchando contenidos comprensibles en entornos sin estrés.

No vale escuchar películas que no entiendes, tienes que ser temas que te sean agradables, comprensibles y, a ser posible, interesantes. Si puedes llevártelos contigo mientras viajas, puede ser el empujón definitivo que necesitas para, por fin, hablar y entender inglés.

En la red lo necesitarás constantemente y no, Google Translate no es suficiente.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

El rol de los evangelistas

El rol de los evangelistas

Estoy hablando de tecnología, no podía ser otra cosa en este entorno Baquiano. Hay muy pocas empresas españolas que los utilicen. Sin embargo, en las empresas americanas, son ya parte de un paisaje cambiante que necesita de gente capaz de… evangelizar. Están al tanto...

Mirai: La seguridad me aburre… siempre que funcione claro

Mirai: La seguridad me aburre… siempre que funcione claro

Y ése es precisamente el problema. Los hackers han existido siempre y el software de seguridad también. En realidad ha sido una constante en el desarrollo de ordenadores que se ha visto incrementada con las crecientes conexiones a Internet de los PC, y ahora de los...

Ayudar sin pedir nada a cambio

Ayudar sin pedir nada a cambio

La red, es sus inicios, era cosa de muy pocos, tuve mi primer correo electrónico cuando apenas éramos 100.000 usuarios en todo el mundo. La inmensa mayoría por supuesto, eran americanos. Era un época en la que pertenecer a Internet era cosa de académicos, militares y...

rodolfo-carpintier-cardom-logo

Email

rodolfo@rodolfocarpintier.com

© 2023 Cardom Digital S.L. by Rodolfo Carpintier