¡Tráguese ese sapo! Y conviértete en águila

Esto empieza como en las historias de cuento, aunque no haya un sapo, águila o princesa.

Hace mucho tiempo, no era un príncipe, pero alguien me preguntó, si te pudieras reencarnar en un animal, ¿cuál sería? (si quieres contéstame en los comentarios y me cuentas el tuyo o en qué te ves reflejado).

En mi caso, siempre tuve dudas de si me reencarnaría en un águila o un león.

El león es fuerte, puede con todo, es imponente, es así como me gusta imaginarme o verme a mí mismo. Ok.

Pero en mi faceta empresarial no me veía así. No quería estar tirado a la bartola esperando a que otros cacen por mí. Debajo de un baobab moviendo la cola.

Pues si no puedo ser un león, entonces “seré un águila”.

Tiene visión, fuerza y velocidad. Un águila siempre juega con ventaja. Siempre tiene una visión periférica de todo el paisaje, de todas las oportunidades.

De la misma forma que hace o debería hacer un buen jefe.

Está en su naturaleza ver más allá.

En un viaje a la montaña, mientras caminaba por el bosque, pude ver una majestuosa águila sobrevolando como si tal cosa. Quedé impresionado por su elegancia y habilidad para planear, manteniendo siempre su objetivo en la mira desde lo alto. Sus ojos clavados fijamente. A la espera de abalanzarse en picado y sacar sus garras.

Fue en ese momento que recordé cómo un buen líder debe tener una visión clara y una meta definida en mente. 

Así como el águila tiene una perspectiva privilegiada desde las alturas, un buen jefe debe ser capaz de ver la situación desde una perspectiva amplia, tomando decisiones estratégicas acertadas en el momento justo.

Al igual que el águila protege a su descendencia, crea su nido y cuida los huevos, un buen líder debe cuidar y proteger a sus empleados, fomentando un ambiente de trabajo positivo y productivo.

Un buen jefe debe ser un modelo a seguir para su equipo, inspirando a los demás a dar lo mejor de sí mismos.

Muchas veces lo escuchamos: «¡Madre mía!, Manuel es un águila con los números”

No busques en el refranero. Sinónimo de hábil, ágil o astuto.

  • Si tu instinto es el de volar y dominar el cielo (mercado).
  • Para llegar más lejos y más alto (objetivos y resultados).
  • Si queréis alcanzar en tu empresa alturas inimaginables (ventas).

Quiero invitarte a reflexionar sobre cómo el Discovery puede ayudar a tu empresa. 

No os cortéis las alas y tened una visión global de mejora. Si quieres que volemos juntos. Si quieres romper barreras, superar expectativas y crear algo verdaderamente sobresaliente.

Escríbeme o visita qué puede hacer el Discovery por tu empresa.

«Al igual que el águila, una empresa debe tener una vista panorámica y una estrategia clara para poder volar alto y dominar su entorno» – Brian Tracy

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

Crecer comprando otras empresas

Crecer comprando otras empresas

Hay una forma de expandir de manera rápida la base de clientes y las capacidades tecnológicas… Que en ciertos ámbitos está de moda. El objetivo es crecer comprando otras empresas. "Crecer de manera incremental comprando empresas de tu sector o incluso de sectores...

Toca apretar el culo. Las prisas no son buenas consejeras

Toca apretar el culo. Las prisas no son buenas consejeras

Como dice la frase “las prisas no son buenas consejeras”. No sé quién lo dijo por primera vez, pero tenía más razón que un santo. Nos pasaba en la universidad, que dejabas hasta el último día estudiar para el examen. Te pasaba en la discoteca, que apurabas minutos...

rodolfo-carpintier-cardom-logo

Email

rodolfo@rodolfocarpintier.com

© 2024 Cardom Digital S.L. by Rodolfo Carpintier