Trastos, una rueda rota y rollo burbuja

Si eres de los que acumula cacharros y trastos de todo tipo o cualquier cosa crees que te puede interesar en un futuro, verás que a veces lo mejor es tirar y empezar de nuevo.

Te pongo en contexto.

Una empresa con la que colaboro está de mudanza. Se trasladan a una nueva oficina, con una pinta bastante buena.

Siguen creciendo, así que toca ampliar espacio y estar mejor comunicados.

Ayer me pasé a verles y charlar con sus fundadores. Medio equipo enfangado haciendo cajas y embalando a matacaballo. El otro medio no sé si estarían teletrabajando o ya en la nueva ubicación colocando cosas.

Lo que sí pude ver es la cantidad de trastos y, llamémosle “mierda”, que podemos ir acumulando con el paso de los años.

A ver, no es síndrome de Diógenes, pero con el tiempo vamos almacenando sin darnos cuenta cosas inservibles. De pronto, una silla con una rueda rota, archivadores vacíos con pegatinas unas superpuestas sobre otras de años atrás, ordenadores de mesa y portátiles del año de la tana que ni encienden. Maricastaña y Matusalén aquí se sentirían como en casa.

Bueno, que me disperso.

Según llegué a casa, me puse a escribir el artículo de hoy, porque me recuerda a algo muy similar que ocurre en las empresas.

¿Quién no ha sentido ese torbellino de emociones al empaquetar cajas?, ¿Empezar a sacar bártulos que te recuerdan momentos, pero que ves que en un futuro no vas a necesitar para absolutamente nada?

Total. A la basura.

Como un amor de verano, fue bonito mientras duró.

Lo mismo le ocurre a muchos negocios. Sienten nostalgia de tirar, de perder el trabajo hecho durante años o décadas, pero no se dan cuenta que los tiempos cambian y toca…

Renovarse o morir.

Muchas compañías van poniendo parches y cinta carrocero en su día a día. Están envueltos en rollo burbuja para que lo externo no les afecte, pensando que tiempos pasados fueron mejores.

Salvan el año con alguna campaña puntual viviendo en una realidad paralela, sin ver que la cruda verdad es que sus números se están yendo a pique.

Les da pena.

Lo sé.

Muchos años de esfuerzo y trabajo.

A mí también me lo daría.

La cosa está en que los cambios, generalmente, son buenos. Sobre todo, si decides tú hacerlos.

¿Consecuencia?

Avanzas y no te quedas estancado.

Tomar la decisión más adecuada tiene mucho que ver también con tus expectativas.

Si tú y tu equipo queréis ir más rápido, subir las cajas por el ascensor en lugar de por las escaleras, hazlo de tal manera que tengas el mayor rendimiento “posible», de la manera más rápida «posible», con el menor esfuerzo «posible».

HAGAMOS UN DISCOVERY JUNTOS.

Valdrá la pena.

PD1: Me fijé que un chavalín de menos de 50 kg. llevaba a duras penas una caja más grande que él. Parecía que le temblaban las piernas y el sudor le caía a borbotones.

Rodéate de gente con ganas, interés, pero también de un buen equipo que sepa en qué aportan más o cuyo valor añadido sea superior a la media.

PD2: La mayoría del equipo es gente joven, así que podían bajar las cajas a pulso. Eso sí, creo que alguno estaba un pelín despistado llevando una camisa Ralph Lauren poco apropiada para hacer una mudanza.

Entiendo que sea su vestimenta habitual, pero tienes que planificar y adecuarte a las circunstancias puntuales. Unos vaqueros y una camiseta hubieran ido al pelo.

PD3: Contrataron un par de furgonetas y en uno o dos días se lo finiquitan. Aquí pienso, ¿cuánto se han ahorrado si en lugar de tener a todos los departamentos de arriba abajo empantanados, hubieran contratado una empresa de mudanzas?

No sé si habrán ahorrado, contando los salarios de todos ellos por un par de días. O es una técnica para hacer piña y trabajo en equipo. ¡Qué eso también une!

¡Tienes esa sensación por dentro de todo lo que podemos hacer juntos es ilusionante!

Si quieres más razones para apuntarte > No dudes en escribirme.

Otros artículos relacionados:

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

Cómo ganar amigos e influir sobre las personas

Cómo ganar amigos e influir sobre las personas

Recientemente he leído de nuevo, el libro de Dale Carnegie, “Cómo ganar amigos e influir sobre las personas” y, aunque ya lo tenía olvidado, me reconfirma que es un libro que todos deberíamos leer cuando se cumplan los 17 años. ¿Y tiene validez ahora para mi empresa?...

Formación salvaje por Isra Bravo

Formación salvaje por Isra Bravo

No soy copywriter, vaya ello por delante. He estado en la membresía de Isra Bravo durante un par de años y ahora he comprado su Formación Salvaje. Pues, si no eres copywriter ¿para que has invertido tiempo y dinero en esto? Creo que siempre viene bien aprender cosas...

Lo que se puede aprender: educar a los empleados

Lo que se puede aprender: educar a los empleados

La formación de tu equipo puede ser la clave para diferenciarte de la competencia y asegurar el crecimiento de tu negocio… Bueno, no es gratis, pero sí muy asequible. Pocas empresas usan los recursos que se ofrecen por la red. Sobre todo, las PYMES no están demasiado...

rodolfo-carpintier-cardom-logo

Email

rodolfo@rodolfocarpintier.com

© 2024 Cardom Digital S.L. by Rodolfo Carpintier