Pequeñas ideas que prosperan: pastelería digitalizada

A menudo se piensa que sólo las grandes innovaciones pueden transformar un negocio. Sin embargo, esta historia de una modesta pastelería digitalizada, nos demuestra cómo pequeñas ideas pueden generar cambios significativos y prosperidad.

Te resultará interesante, no sólo porque capta la esencia de la adaptabilidad y la innovación a pequeña escala, sino porque también te puede inspirar a enfrentar algún reto similar.

Lo he contado en alguna de mis charlas.

Se trata de una pastelería que se encuentra situada entre dos colegios que tienen los mismos horarios de descanso y salida a desayunar y comer.

La pobre pastelera está hecha un lío.

A la misma hora cada día, tienen un caos total.

Alumnos de los dos colegios se agolpan en la entrada, y hacen una interminable cola para tratar de conseguir un bocata o un dulce.

Ya no sabe qué hacer.

Pierde muchas oportunidades por no ser una pastelería digitalizada.

Un día, su hija, que está estudiando en Alemania, vuelve a casa y ve en primera fila, el caos que se organiza… y encuentra una solución fácil.

La pastelería abre un Whatsapp para cada colegio, al que se pueden apuntar los alumnos y les permite reservar su desayuno o comida por Whatsapp.

Además, se pone a disposición suya o de sus padres, una cuenta online con la que pagar lo que piden.

El resultado ha sido espectacular.

El doble de pedidos, sin aglomeraciones en caja, colas que se desvanecen en minutos y clientes contentos, con padres que incluso se abren una cuenta mensual para atender a sus hijos.

Un negocio muy del Siglo XX usando tecnología actual, y dando un salto cuántico en el formato de su interrelación con el cliente.

¿Has considerado algo parecido en tu negocio tradicional?

Deberías.

Puede cambiarte la vida… a mejor.

Soluciones sencillas para problemas complejos.

No esperes más.

Recuerda que, en muchas ocasiones, las soluciones más efectivas a nuestros problemas no requieren de grandes inversiones ni complicadas implementaciones tecnológicas.

Al contrario, la clave del éxito puede residir en la capacidad de observar, entender y actuar sobre las necesidades específicas de nuestros clientes utilizando herramientas accesibles.

Esto subraya la importancia de permanecer abiertos a la innovación, no importa la escala de nuestro negocio, y nos alienta a buscar soluciones creativas que puedan mejorar la eficiencia y la experiencia del cliente.

Si estás al frente de un negocio tradicional y buscas maneras de adaptarlo al nuevo ritmo del entorno en que vivimos, piensa que, a veces, el poder de las pequeñas innovaciones; pueden ser el catalizador que lleve tu negocio al próximo nivel.

Activa el motor del cambio que necesitas: aquí

Otras noticias relacionadas:

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

Crecer comprando otras empresas

Crecer comprando otras empresas

Hay una forma de expandir de manera rápida la base de clientes y las capacidades tecnológicas… Que en ciertos ámbitos está de moda. El objetivo es crecer comprando otras empresas. "Crecer de manera incremental comprando empresas de tu sector o incluso de sectores...

Toca apretar el culo. Las prisas no son buenas consejeras

Toca apretar el culo. Las prisas no son buenas consejeras

Como dice la frase “las prisas no son buenas consejeras”. No sé quién lo dijo por primera vez, pero tenía más razón que un santo. Nos pasaba en la universidad, que dejabas hasta el último día estudiar para el examen. Te pasaba en la discoteca, que apurabas minutos...

rodolfo-carpintier-cardom-logo

Email

rodolfo@rodolfocarpintier.com

© 2024 Cardom Digital S.L. by Rodolfo Carpintier