La empresa del siglo XXI ya está aquí

Cada día veremos más empresas, de todos los tamaños, que se configurarán desde varios países, tendrán servicios descentralizados y primarán el talento sobre cualquier otro activo.

El grado de innovación y la capacidad de crecimiento global serán algunas de sus otras características. Una empresa en la que el desarrollo informático estará en la India o en China, el diseño en Barcelona, Madrid o Milán, y la responsabilidad financiera y comercial estará en EE.UU.

Son empresas que atraerán talento más allá de sus localizaciones físicas. Tendrán “cracks” trabajando en remoto desde su país de residencia, el lugar en el que han decidido vivir con su familia y dispondrán de sistemas de telepresencia que permitirán hacer reuniones en las que los empleados remotos aparezcan, como si estuvieran físicamente en la misma sala.

Dispondrán de redes dispersas de expertos libres que ofrecen sus servicios a otros pero que, de alguna manera, primordialmente emocional, están ligados a la empresa y proveen su conocimiento “bajo demanda” con costes aquilatados y pactados de antemano.

Los sistemas informáticos, desde la nube, serán transparentes para todos los empleados y todos estarán involucrados en la cuenta de resultados de la empresa, con responsabilidades concretas y a la vez amplias en las que todos se sientan parte del todo.

Habrá muy poco director ejecutivo y muchos “encargados” de proyectos que se unirán en equipos independientes con responsabilidad completa sobre precios, plazos y calidad a entregar.

Configurarán redes fluidas con empleados y proveedores externos que, bajo demanda, ayudarán a configurar ofertas concretas y finalizar proyectos contratados.

Serán empresas, en su mayoría, autofinanciadas por clientes, sin casi endeudamiento pero con acceso a redes de inversores que les permitirán, cuando sea necesario, contar con dinero suficiente para acometer inversiones más allá de su propio capital.

Los productos y servicios tendrán origen, en muchos casos, de las conversaciones con clientes y de sus sugerencias y protestas. Existirá una gran consciencia social y parte de los ingresos estarán destinados a causas concretas cercanas a los valores que tenga la empresa y sus empleados.

Estas empresas existen ya. No estamos hablando del futuro sino del presente de la empresa digital del siglo XXI.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

El rol de los evangelistas

El rol de los evangelistas

Estoy hablando de tecnología, no podía ser otra cosa en este entorno Baquiano. Hay muy pocas empresas españolas que los utilicen. Sin embargo, en las empresas americanas, son ya parte de un paisaje cambiante que necesita de gente capaz de… evangelizar. Están al tanto...

Mirai: La seguridad me aburre… siempre que funcione claro

Mirai: La seguridad me aburre… siempre que funcione claro

Y ése es precisamente el problema. Los hackers han existido siempre y el software de seguridad también. En realidad ha sido una constante en el desarrollo de ordenadores que se ha visto incrementada con las crecientes conexiones a Internet de los PC, y ahora de los...

Ayudar sin pedir nada a cambio

Ayudar sin pedir nada a cambio

La red, es sus inicios, era cosa de muy pocos, tuve mi primer correo electrónico cuando apenas éramos 100.000 usuarios en todo el mundo. La inmensa mayoría por supuesto, eran americanos. Era un época en la que pertenecer a Internet era cosa de académicos, militares y...

rodolfo-carpintier-cardom-logo

Email

rodolfo@rodolfocarpintier.com

© 2023 Cardom Digital S.L. by Rodolfo Carpintier