La humildad del líder

Pasa hasta en el Golf.

Sales al campo con un petardo que juega tan mal como tú y no para de corregirte, otro día sales con un “hándicap” 0 y es todo amabilidad. Sólo te corrige si le preguntas y te hace correcciones que te mejoran y se agradecen.

Con los ejecutivos en las empresas pasa algo similar.

Los que te dan lecciones son los que menos deberían hacerlo.

Los líderes no son humildes por naturaleza.

Lo tienen que entrenar.

Algunos no lo consiguen nunca, otros lo entrenan toda la vida para parecerlo.

¿Es tan difícil?

Cuando tienes una trayectoria de éxito y has logrado cosas que la mayoría nunca tendrán, te sientes orgulloso y te cuesta disimularlo.

Pero, la mejor recomendación es, siempre hablar de los demás cuando se tratan de dar noticias positivas.

  • “Esto os lo debemos a todos”

y hacerse con la culpa cuando no sea así.

  • “Ha sido culpa mía”

Un líder que ensalza a su equipo y se hace perdonar su liderazgo, triunfa a largo plazo y consigue equipos que le respetan y le siguen.

Nunca eches broncas en público.

Sólo en privado y manteniendo el tono,

  • ¿Qué podríamos haber hecho mejor?
  • ¿Cómo puedo ayudarte para que esto no vuelva a suceder?
  • ¿Qué te hace falta para conseguirlo?

Sobre todo, en las PYMES, con poco personal, nadie que se ocupe de la plantilla y jefes completamente exhaustos, todavía impera el grito.

El talento no deja que le grites.

Los buenos se van y se quedan los que no tienen alternativa.

Rara vez son los mejores.

¡Contente!

Consideremos la humildad del líder como el silencioso “superpoder” del liderazgo eficaz.

La verdadera prueba de un líder no reside en cuánto destaque en el escenario, sino en cómo eleva a otros para compartir ese espacio.

Al final, la grandeza de un líder se mide mejor no por la altura de sus logros, sino por el elevado impacto de su equipo.

Mantenerse humilde no sólo es una virtud, sino una estrategia vital para quien busca no sólo dirigir, sino verdaderamente inspirar.

De esto se trata nuestra Sesión Discovery, de escuchar y entender lo que impulsa a las personas que conforman tu equipo, y con ellos identificar los modelos para expandir el negocio y aplicar las herramientas de innovación que impulsarán el crecimiento.

Otros artículos relacionados:

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

Cómo ganar amigos e influir sobre las personas

Cómo ganar amigos e influir sobre las personas

Recientemente he leído de nuevo, el libro de Dale Carnegie, “Cómo ganar amigos e influir sobre las personas” y, aunque ya lo tenía olvidado, me reconfirma que es un libro que todos deberíamos leer cuando se cumplan los 17 años. ¿Y tiene validez ahora para mi empresa?...

Formación salvaje por Isra Bravo

Formación salvaje por Isra Bravo

No soy copywriter, vaya ello por delante. He estado en la membresía de Isra Bravo durante un par de años y ahora he comprado su Formación Salvaje. Pues, si no eres copywriter ¿para que has invertido tiempo y dinero en esto? Creo que siempre viene bien aprender cosas...

Lo que se puede aprender: educar a los empleados

Lo que se puede aprender: educar a los empleados

La formación de tu equipo puede ser la clave para diferenciarte de la competencia y asegurar el crecimiento de tu negocio… Bueno, no es gratis, pero sí muy asequible. Pocas empresas usan los recursos que se ofrecen por la red. Sobre todo, las PYMES no están demasiado...

rodolfo-carpintier-cardom-logo

Email

rodolfo@rodolfocarpintier.com

© 2024 Cardom Digital S.L. by Rodolfo Carpintier